fbpx

Ecommerce: una historia chilena de crecimiento

Es difícil saber si los fundadores de internet imaginaron el impacto que su revolucionario invento tendría sobre la vida y quehacer de millones de personas en todo el planeta.

Más que un sistema de comunicación -para lo cual fue diseñado-, internet se ha convertido en una verdadera extensión del mundo. Es difícil saber si los fundadores de internet imaginaron el impacto que su revolucionario invento tendría sobre la vida y quehacer de millones de personas en todo el planeta.

Más que un sistema de comunicación -para lo cual fue diseñado-, internet se ha convertido en una verdadera extensión del mundo.  En el caso de Chile, así como con la televisión, su desarrollo tuvo lugar en las universidades del país, donde la Universidad de Chile ocupó un lugar privilegiado al convertirse en la primera en enviar un correo electrónico (1986) y luego al crear el primer sitio web con dominio .cl (1993).

Desde entonces su crecimiento fue exponencial: en el año 2000 cerca de un 16% de los chilenos contaba con conexión a internet, mientras que hoy la cifra asciende al 78%. La velocidad y conexión a internet han sufrido también constantes mejoras; en este sentido, en la actualidad se pretende implementar la tecnología 5G en el país.

El tiempo ha sabido darle nuevos usos y alcances a internet, como es el caso del comercio electrónico, innovación que además de cambiar por completo el esquema de la venta de productos y servicios, ha tenido un profundo impacto en Chile, país que se ha convertido en uno de los líderes de la región con un crecimiento positivo que rodea el 30%.

Aprovechando esta tendencia, pymes y emprendedores han hecho del ecommerce una oportunidad de desarrollo para sus negocios, haciendo así de las ventas minoristas una importantísima porción del comercio electrónico.  Internet es una herramienta versátil que traerá aún más innovaciones en el futuro, las cuales han aparecido también gracias al consumidor y su creciente demanda por transacciones más rápidas y móviles.

Los expertos prevén que en los días venideros el comercio ya no distinguirá el online del offline, utilizando todas las plataformas y redes disponibles en el denominado omnicommerce. Por otro lado, tendencias como el self service o el internet of things de igual manera cumplirán su rol en esta tecnología que ha llegado para cambiar nuestra sociedad por completo.